CURSILLO FEDERAL Dogma de la inmaculada Valladolid 9-14 octubre

 

Los días 9 al 14 de Octubre nuestra Federación organizó un Cursillo Federal, sobre:

  • Dogma de la Inmaculada
  • Espiritualidad de la Inmaculada
  • Historia de la Orden de la Inmaculada (OIC)
  • Hermanas significativas de la OIC

Lo dirigió Fray Stefano Cecchin, OFM, Presidente de la Pontificia Academia Mariana Internacional en Roma y Vicepostulador de la Causa de M. Agreda.

Dado el tema tan nuestro e importante fueron invitadas las hermanas de otras Federaciones, acompañándonos nuestra M. Coordinadora Mª del Carmen Mariñas, junto a otras tres de su comunidad y dos hermanas de Algezares, (Murcia) en total 30 hermanas y nuestro P. Asistente Ángel Pinedo.

En un ambiente fraterno y con mucho interés por el tema, vivimos estos días, muy intensos, pues el tema era para ello.

El primer día fue un desglosar y descubrir el Misterio de la Inmaculada, como “llave” que nos abre al Misterio de Dios. El Misterio de la Redención empieza con la Inmaculada… María, signo de Esperanza…

Haciendo un recorrido por la Revelación y la Historia, nos fue mostrando el Amor de Dios revelado en Jesucristo. Pero para ello necesitó una Mujer: MARIA , LA INMACULADA.

María como nueva creación, simbolizada en: la Luz; la Tierra fecunda; el Paraíso terrenal; el Arca de Noé; el Arca de la Alianza…

Un recorrido por los Salmos, por los Evangelios y la Historia como “MEMORIA”. La memoria es muy importante para tener una “historia”… ¿Y qué tiene que recordar continuamente la concepcionista? Su “memoria” es: la Inmaculada. Difundir su belleza en el mundo y ser “especialistas” de “experiencia” de María Inmaculada.

Ante nuestros ojos y nuestro corazón fueron pasando las figuras de Juan Duns Escoto –el Doctor de la Inmaculda-. Santa Beatriz de Silva, -la Pionera de la Inmaculada-; y Hermanas tan significativas como: Mª Jesús de Ágreda; M. Patrocinio; Inés de San Pablo; Mariana de Jesús; Ángeles Sorazu… Cada una con su espiritualidad, su experiencia y su influencia en la Iglesia y en la Orden.

Como conclusión de esta breve pincelada del Cursillo, el P. Stefano, a quien descubrimos como un hermano muy cercano y muy enamorado de nuestro Carisma concepcionista franciscano, nos remachaba a diestra y siniestra, que esta hora en la Historia, aunque parece difícil y sin aparente brillo… es nuestra hora, la hora de vivir a María, ser expertas en la espiritualidad mariana y que cada monasterio sea una Casa que irradie a María Inmaculada.

Nos sentimos muy acogidas en la Casa de Espiritualidad del Sagrado Corazón de Jesús, junto al Santuario de la Gran Promesa, donde se apareció el Corazón de Jesús al Beato P. Bernardo de Hoyos.

El último día pudimos celebrar la Eucaristía en la Capilla de nuestra Hermanas de La Concepción, donde están depositados los restos de nuestra Gran Hermana Ángeles Sorazu y dar un recorrido por el monasterio donde ella se santificó. Y agradeciendo el abundante y rico desayuno preparado por las hermanas, terminamos este interesante y provechoso Cursillo sobre nuestra Orden y espiritualidad.